Category

Descubre

Category

Cuando tienes hijos hay algo que vas a aprender sí o sí  y es a tener más paciencia. Yo no sospechaba lo mucho que la iba a ejercitar y a la vez lo necesario que es que respetemos los tiempos de los niños y que  no les contagiemos nuestra prisas y el ritmo de vida adulto. Me he cuestionado muchas veces si ese tipo de vida acelerada, sin prestar mucha atención a lo que haces y solo pasando por ahí, es lo que le quiero enseñarle a mi hija. Elia es nerviosa y muchas veces la veo haciendo cosas a toda velocidad repitiendo patrones de conducta que ve en mí.  Así que pararme con ella y observar sin prisas las pequeñas cosas que suceden en nuestro alrededor lo he  incorporado como una rutina diaria.  El libro infantil Esperando de Editorial Juventud  me ha ayudado a transmitirle eso a Elia. Es una forma de trabajar pequeñas propuestas basadas en el Mindfulness para niños  que mejoran su capacidad de concentración y observación y nos ayuda a romper el ritmo frenético del día a día.

 Las  actividades Mindfulness  hacen que se tenga conciencia plena, es decir, que prestemos atención al aquí y al ahora. Los niños son especialistas en vivir el presente de forma muy intensa y consciente. Con las técnicas de Mindfulness se logra mejorar en los niños la capacidad de concentración y observación.

Os invito a parar y  a  tomaros unos minutos. Leer sin prisas la reseña que nos de deja Boolino sobre El libro infantil Esperando, que yo me voy a mirar por la ventana.

Sigo en mi empeño de aprender más sobre la pedagogía Montessori. Gracias a los libros que os recomendé  ya voy entendiendo parte de su filosofía donde  el orden, la presentación de las propuestas y los materiales Montessori tienen mucha importancia. Nada es al azar y eso en algún momento me está creando cierta angustia porque aunque sé que estoy educando las 24 horas del día, no me quiero olvidar de la espontaneidad, de perdonarme por no estar siempre al 100% y de disfrutar de todo el proceso. No nos olvidemos de eso. Como dice el tipo duro, me niego a ir todo el día con un manual bajo el brazo y tiene parte de razón.

Bueno, al grano.  Yo estaba hablando de materiales Montessori…

Ya hace unos días que he acabado mi reto de #CDEDpartybooks, donde en mi perfil de Instagram he recomendado durante un mes un libro infantil cada día acompañado de una flor. Me faltaba pasar por aquí para dar las  gracias a todos los que han apoyado esta alocada iniciativa. Ha sido un mes intenso donde los libros estaban tan presentes que Elia también se involucró  de forma espontánea en el proyecto. Me ayudaba con las fotos, a ordenarlos y también esperaba impaciente a que sonara el timbre de la puerta para ver qué libro nos traían. Toda esta movida bien se merece un post recopilatorio con los treinta libros seleccionados.

Normalmente, cuando hablamos de educación para nuestros hijos  estamos pensando en contenidos, en que aprendan a escribir, a leer, a sumar, a restar… que adquieran los conocimientos suficientes para poder ir por la vida. Sin embargo parece que la educación de las emociones y los sentimientos queda un poco en segundo plano. Es cierto que cada vez se tiene más conciencia de lo importante que es la educación emocional desde pequeños. Cada vez hay más libros, herramientas y proyectos educativos que van en esta dirección. Yo, como la mayoría de mi generación, no tuve ningún tipo de educación orientada a saber cómo gestionar  mis emociones y  eso creo que me ha pasado factura en muchos ámbitos, tanto profesionales como personales.

Siempre estoy en busca de recursos  para aprender más sobre educación emocionalBoolino me propuso dos libros de Beascoa, Cuentos para educar con inteligencia emocional  y Creativos y felices. Estoy trabajando con Elia algunos de los recursos que ofrecen, son muchos y en algún momento me he sentido abrumada por tanta información. Cada propuesta hay que ir adaptándola según los momentos y las necesidades de cada niño. Hay mucho por aprender  antes de ponerlo en  práctica, pero me ha parecido una herramienta muy  útil para trabajar la inteligencia emocional en los niños y también, por qué ¿no?,  la de los adultos.  Os dejo con la reseña de Boolino

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies