Category

Kiddult

Category

Hay una cita prenavideña a la que nunca falto y es al Festivalet, un mercadillo que se celebra cada diciembre en Barcelona y que se ha convertido en todo un referente en el sector. En él se ofrece una magnifica selección de productos hechos a mano o manufacturados en pequeña escala que marcan tendencia por su originalidad, su diseño y porque detrás de cada uno de ellos hay mucho trabajo bien hecho, mucha ilusión y un toque de magia que se nota. Cada año descubro nuevos proyectos y puedo ver de primera mano el trabajo de gente que sigo por las redes sociales y que se han hecho famosísima con miles de seguidores, como Fauna y Flora o Charuca.

Recuerdo que cuando era pequeña jugaba con piezas de madera de distintos colores y formas con las que podía construir castillos, fortalezas y todo lo que se me ocurriera. Es uno de esos juguetes que sabía que Elia iba a tener. Contruir, imaginar, concentrarse y ¿por qué no?, destruir. Porque tirar una torre gigante de bloques de madera es un gustazo. Pensaba que en el mundo de los bloques de construcción en madera estaba casi todo inventado; formas básicas, colores más o menos vivos, diferentes calidades de madera… hasta que descubrí en Nan Blocks, la versión reinventada de las clásicos bloques de cosntrucción en forma de El Nan Casteller gigante. Para los que no conozcáis al El Nan Casteller, es un juego de piezas de madera inspirado en la tradición del Castells, que consiste en hacer torres humanas de hasta 10 pisos o más y que es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Todo huele a Navidad y en Cada día es domingo nos ha invadido su espíritu. Lo confieso, aunque durante años he ido de “yo paso de esto”, ahora con la peque ya no tengo que disimular. Sí, me gusta la Navidad; los adornos del árbol, los centros de mesa, las luces, los regalos… eso sí, si puede ser reinventando un poco las tradiciones y con  un toque minimalista, mejor que mejor. Tampoco nos pasemos.

Una de las razones para empezar mi blog fue la de captar los momentos que vivía junto a mi hija. Veía que el tiempo se me escapaba, que todo pasaba a una velocidad brutal y tenía la necesidad de captar esos pequeños momentos, cotidianos, personales pero que para mí se convertían en extraordinarios. El hecho de tener un documento gráfico del momento me parece que  lo convierte en permamente, como si ya no se me escapara y estuviera para siempre. Empezé a hacerlo a diario como os explicaba aquí, en mis comienzos blogueriles. Poco a poco dejé de hacerlo, ya que en muchas ocasiones estaba más pendiente de hacer la foto que de disfrutar el momento. Ahora y con la reorganización del blog, he querido recuperar la idea y  hacer una sección semanal con el momento “domingo” de la semana.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies