Hace unas semanas volví al lugar donde no son necesarios los días de 48 horas. Hacía años, diría que incluso décadas, que no sentía la necesidad de volver a un publecito de Aragón donde el tiempo se relentiza y donde no tengo conexión a Internet. Ver como disfrutaba mi hija, con todos y especialmente conmigo, fue lo que me hizo reconciliarme por completo con un lugar donde no necesito el móvil, ni estar permanentmente conectada y me puedo permitir el lujo de aburrirme. Y además no pasa nada, la vida sigue. Os lo puedo asegurar.

maluenda turco elia

maluenda paseo

maluenda charco

Justo hace dos años que escribo el blog y en ocasiones parecía que me venía la vida en publicar un post . Otras veces no paraba de buscar justificaciones del porqué no lo había hecho. Más o menos y de forma periódica me replanteo qué es lo que quiero conseguir con el blog y a dónde quiero llegar. Últimamente he llegado a un punto en el que tengo la necesidad de parar y empezar a escuchar, leer, observar y aprender.

Será el otoño que me lleva a un estado más reflexivo o los viajes a lugares donde el tiempo se para y puedo tomar impulso, cargar las pilas y reencontrame con parte del pasado.

maluenda gorro

maluenda ramasgrupo

Justo hace una semana acabé el curso de Hello Blogging Pro!! y al contrario de lo que pensaba al iniciarlo no le pude dedicar el tiempo que requería. Acabé  pensando  que  lo había desaprovechado y que para hacer todo lo que quería en el blog necesitaba otra vida. Y a eso hay que añadir la fustración de ver como otras blogueras podían gestionarlo todo y  alcanzar un alto nivel de calidad en sus publicaciones, diseños, fotoagrafías… Esa sensación me duró unos días. Al volver a leer alguna de las clases recuperé el espítitu del curso que no puede ser más motivador e inspiracional y me he tomado al pie de la letra una de las últimas clases, o más bien reflexiones, de Bea del blog Con Botas de Agua, uno de los blogs culpables de que Cada día es domingo exista.

Así que voy a dejar de publicar como si tuviera que apagar un incendio semanal, voy a planificarme, a dejar de agobiarme por capturar momentos con la cámara y empezar a disfrutarlos más, a dejar de justificarme por tener la manía de dormir al menos 7 horas para poder funcionar. Y por último voy a apagar el ordenador a una hora fija , con horarios. Lo de trabajar en casa  es lo que tiene, que siempre estás trabajando y parece que no hagas nada, pero se te va la vida en ello.

En definitiva voy a disfrutar más mis momentos «domingo», porque a fin de cuentas los días no tiene 24 ni 48 horas. Los días son lo que vives en un segundo, en un minuto, en tres horas o en dos semanas.

maluenda cmaino Elia

¡Feliz «domingo»!

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies