Hace unas semana os contaba que contra todo pronóstico la adaptación de Elia al cole, a sus nuevas rutinas, estaba siendo algo complicada. Pues bien, solo fueron unos días de inmensa tristeza por ambas partes. Lo hablamos, lo compartimos, aprendimos y lo superamos juntas…y ahora Elia ya vuelve a reír. Durante esos días, que a mí me parecieron una eternidad, Elia dejó de canturrear, de bailar y casi de reir.

reir playa

playa cantar

Si hay algo que no puedo soportar es ver  triste a mi hija. Lo sé, que se sienta triste, contenta o enfadada forma parte de su aprendizaje, de saber gestionar emociones y sentimientos, de enfrentarse a diferentes situaciones. Pero me supera. Verbalizarlo y compartir nuestros diferentes estados de ánimo me ha hecho llevarlo mejor. Ahora parece que está superado. Todavía hoy al despedirse me ha dicho que me iba ha echar mucho de menos, pero con una sonrisa y corriendo a su clase de psicomotricidad, porque ahora mami ya no puede competir con  lanzarse de cabeza contra una muralla de colchonetas. El momento “domingo” de hoy ha sido dejarla volar sola y ver como madura y se hace independiente.

playa saltoportada playa

playa 2

PD: el estilismo fue totalmente improvisado, Elia se empeñó en llevarse su vestido de lentejuelas a la playa y ya sabéis, una no puede decir que no.

¡Feliz “domingo”!

Write A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies