Category

Nos gustan los topos

Category

Normalmente no uso el blog para opinar sobre temas importantes. Cuando empecé quería explicar el lado positivo de todo esto de la maternidad en plan “bucólico pastoril” o lo que es lo mismo, los mundos de yuppie sin llegar a rozar la fina línea que lo separa de la ñoñería. Sin embargo y después de mi enésima crisis creativa, creo que tengo que aportar algo más. Llevo varios meses pensando que todos lo blogs se parecen, que cada uno tiene su personalidad porque cada uno de los que estamos detrás es único y diferente, pero parece que ya está todo dicho. Los mismos fondos de fotos, los desenfoques, las mismos planos cenitales y ¡mira que me gusta a mi un cenital! …
Así que me he puesto a investigar, a dejarme sorprender y a ver y escuchar más allá de lo habitual y voy a empezar a no cortarme en dar mi opinión, más allá de si se este verano se llevas las piñas o las sandías. Sin ir más lejos, después de leer el artículo de Eva Hache que compartí en Facebook hace unos días, me entró la necesidad de dar mi opinión ¿y por qué no hacerlo en el blog?, porque la verdad, hay días que me siento guerrera.

No soy de las que piensa que hay que tener a los niños apartados de tablets, móviles y demás artilugios tecnológicos de los que muchos adultos estamos más que enganchados. Sin embargo, lo confieso, los dosifico mucho, tanto que parece que los esté demonizando. Hasta hoy no había dedicado mucho tiempo a buscar aplicaciones para niños. Me parecía una misión casi imposible encontrar algo donde la parte lúdica y el aprendizaje fueran de la mano.  Hoy puedo decir, y después de dedicarle un ratillo más que considerable, que he encontrado una maravilla en forma de aplicación para niños. El viaje de Alvin me a hecho pasar un “momento domingo” con Elia de lo más entrañable. Una aplicación en forma de cuento o un cuento en forma de aplicación, que ha conseguido conquistarme.

Estaba pensando en hacer una lista con regalos para el día de la madre pero no lo celebro, ni me gusta especialmente eso de tener un día cuando soy madre los 365 días al año. Así que mi lista de regalos va a ser peculiar y en ella voy a recoger todos los que mi hija me ha hecho durante este año. Son cosas, sensaciones, momentos o autorregalos que ella me ha inspirado. Por lo general, mi hija regala cosas suyas, que tienen valor para ella y el hecho de desprenderse de algo que considera propio es lo que llama regalar.

Vamos allá. Me reservo el derecho a ponerme cursi y tontorrona.

Seguimos hablando de libros. Cada mes tenemos una cita con Boolino que nos recomienda uno o varios libros y en esta semana, la del Día del Libro, no podían faltar. Elia no sabe leer, claro, pero cada vez tiene más ganas de saber “qué pone “y escucha atentamente las historias por largas que sean. Elige cuentos no solo con ilustraciones, sino que le interesan cada vez más los que tienen mucho texto y los cuentos cortos le empiezan a saber a poco. Así que nos hemos atrevido con el El gato Garabato del Dr.Seuss y sus alocadas aventuras. Todo un éxito.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies