¿Alguién sabe por qué de lunes a viernes hay que despegar a los peques de las sábanas y los sábados y domingo se levantan ellos solitos, cuando todavía no han puesto ni las calles? Es uno de esos misterios de la vida que alguien debería resolver.

El sábado pasado Elia se despertó a eso de las 7 de la mañana. Os podéis imaginar como nos cundió el día. A las 10:30 ya habíamos pintado, jugado y construido un cohete espacial con un bolsa de papel y sin saber muy bien cómo me vi en la cocina, con Elia llena de harina hasta en las cejas y  haciendo magdalenas de zanahoria. Tengo una receta tipo que en caso de apuro y cuando las neuronas no me dan para más, va en piloto automático y siempre sale bien.  Ya la había compartido por aquí, así que hoy os traigo la versión  mejorada de las magdalenas de zanahoria al estilo dominguero. ¡Ay! que me parto de risa, lo del invento marketiniano de la receta mejorada me parece surrealista.

Hasta aquí más o menos todo normal en una mañana de sábado. Cuando vi las magdalenas salir del horno  me vine arriba y no me pude resistir a hacer unas fotos en plan food stylist. El resultado de la sesión de fotos improvisada deja mucho que desear pero las risas que nos echamos se convirtieron en un  momento divertido, creativo, de  esos de los que hablaba en el post cuando os explicaba en lo que se había convertido  Cada día es Domingo. Eso es exactamente lo que quiero decir cuando hablo de la actitud dominguera. Es un modo de compartir tiempo con mi hija, de disfrutar de las pequeñas cosas  y de ser capaces de vivir momentos creativos y divertidos de forma espontánea, desde la improvisación y sin grandes objetivos.

Ahora sí, después del rollo que os he metido ahí va la receta:

 Magdalenas de zanahoria al estilo dominguero

  • Dos zanahorias grandes ralladas
  • Un yogurt natural
  • Media medida de yogurt de aceite de oliva
  • Cuatro huevos
  • Tres medidas de yogurt de azúcar
  • Cuatro medidas de yogurt de harina. (Acordaos de tamizarla para evitar grumos)
  • Un sobre de levadura

Todo bien mezclado y 30 minutos al horno que ya habréis  precalentado a 180 grados. Una vez fuera, chocolate fundido, decoraciones al gusto y mucha imaginación.

¡ Bon appetit !

 

 

Write A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies