Tag

momentos

Browsing

Este año ha sido el año de NO ME DA LA VIDA. Casi me rindo con el DIY del Calendario de Adviento. He estado a punto de salir corriendo con la capa de mala madre a comprar un Calendario de Adviento de esos del super. Esos que cuestan menos de un euro y que dejan secuelas de por vida a causa de los dibujos tan horribles que les plantan, por no hablar de las chocolatinas… Todos sabemos que al final siempre aparece alguien por casa con uno y que a los peques les rechifla. Es una causa perdida.

Hoy me vais a perdonar pero no voy a hablar de mí , ni de ninguno de mis hallazgos de  este universo infantil que tanto me gusta y que disfruto al máximo. Hoy voy a hablar de una persona muy importante no solo para mí, sino también para Elia: la yayi. Esta semana mi madre ha cumplido 70 años y aunque no soy de las de que van sumando crisis de década en década os he de confesar que los 70 de mi madre me han llevado a un cierto estado de nostalgia y de emociones encontradas. Una mezcla de inmensa felicidad por  tenerla a mi lado durante todo este tiempo , pero  ese  7 también me ha dejado un cierto regusto amargo. Todo pasa tan deprisa que necesito darle al botón de parar.

Me he dado cuenta de lo mucho que me cuesta parar y estar aparentemente sin hacer nada. Me urge aprender a parar sin sentirme culpable. Está claro que no estoy  descubriendo la sopa de ajo, pero una tiene estos momento de reflexión y lucidez, cuando los tiene.

El fin de semana pasado nos fuimos de camping, cosa que no hacemos normalmente. Le quería regalar a Elia un fin de semana diferente, sin horarios, sin planes, de esos de no hacer nada. La verdad es que me parecía que lo de ir a un camping de playa fuera de temporada nos daría todo eso y más. Y realmente fue así. Sin embargo yo no estaba preparada para no hacer nada. La sensación de no tener un plan me empezó a angustiar  y rápidamente empecé a proponer cosas; que si vamos a la playa, que si vamos a ver las instalaciones, que si hacemos fotos, que si jugamos a las cartas… ¡¡¡STOP!!!! , pero,  ¿no se trataba de no hacer nada?

Ya estamos de vuelta al cole y aunque pensé que nunca diría esto: ¡Qué ganas tenía! Normalidad, rutinas, orden y  recuperar mi vida de adulta. Llevo todo el verano con una sobredosis de juego simbólico con Elia. “Ahora eres una princesa”, “ahora la señora de la tienda”, “ahora veterinaria” y lo peor, “Mami, ¿jugamos a casarnos?…” Llevaba un par de horas en el cole y ya la estaba echando de menos. ¡Contradicciones al poder! ¡Bienvenidas  de nuevo! Cosas de la maternidad que hay que asumir y llevar con naturalidad. Como dice el Tipo duro y papi de Elia, ¡Disfrútalo! Vuelve…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies