Tag

tesoros

Browsing

Mi  cabeza ya está en modo vacaciones, a pesar de que estoy haciendo malabares para conciliar. Llevo una semana trabajando en cafeterías molonas,  mientras Elia disfruta de sus clases de teatro. Os suena un poco, ¿no?

Lo importante es que  la actitud dominguera no falte, así que en  lugar de quejarme intento aprovechar la situación. Buscamos nuevas formas de pasarlo pipa, aprender y crear contenido para el blog. Eso quiere decir que la hemos vuelto a liar en casa. Elia lleva todo al terreno del juego simbólico y nos hemos ido de viaje, a descubrir mundo, pero sin salir de casa.

Nuestros aliados, una maravilla de libros infantiles que nos han llevado a países lejanos. Hemos dado la vuelta al mundo  en avión, en barco, en tren…

¿Quién se viene de viaje ?

Yo he sido de las que poco a poco y durante el día a día me he dado cuenta de que nada es irrelevante para los peques y algo como escoger los juguetes se ha convertido en una de las cosas que me tomo más en serio. Al principio y de forma un tanto impulsiva, se llenó la casa de juguetes de plástico, ruidosos y con colores chillones. Al mismo tiempo y de forma intutitva, no paraba de buscar otros, hechos con materiales naturales, con colores suaves y de formas simples. Ahora conviven los dos porque he dejado de luchar contra el rosa chillón y las purpurinas, pero hay un buen número de juguetes de madera con un cuidado diseño y que son tan estéticos que los pondría a presidir el salón. Veo cómo Elia va educando su estética y objetos sencillos que no están cargados de estereotipos, son los que elige para darles vida a través de las historias que ella misma inventa. Estoy en periodo de búsqueda de nuevos juguetes que irán sustituyendo en nuestro mini universo a los plásticos chillones, o eso espero. Os dejo con mi paseo virtual por varios países donde he encontrado verdaderos tesoros. Eso sí, no hablamos de precios; es dificil encontrar diseño asequible, pero todo llegará.

Esta semana toca hablar de libros y eso es lo que vamos a hacer en Cada día es domingo. Es más que obvio de lo importante que es inculcar desde pequeños el placer de la lectura. Leer fomenta su creatividad, les ayuda a comprender emociones, desarrolla su empatía, les ayuda con el desarrollo del lenguaje, a concentrarse… no me cansaría de enumerar sus beneficios. Creo que le leo a Elia desde que era un bebé. Poco a poco, la hora del cuento se ha convertido en un momento imprescindible y uno de los mejores  del día. Si algo he reaprendido es que la páginas de un libro esconden historias increibles, más allá de las letras y que cada día pueden ser diferentes.

Todo huele a Navidad y en Cada día es domingo nos ha invadido su espíritu. Lo confieso, aunque durante años he ido de “yo paso de esto”, ahora con la peque ya no tengo que disimular. Sí, me gusta la Navidad; los adornos del árbol, los centros de mesa, las luces, los regalos… eso sí, si puede ser reinventando un poco las tradiciones y con  un toque minimalista, mejor que mejor. Tampoco nos pasemos.

Estoy un poco pesada con el rediseño del blog , pero es que llevo unas semanas que no pienso en otra cosa. Yo soy de obsesiones, siempre al 100%. Además he hecho coincidir el cambio de diseño con el curso Hello Blogging y estoy utilizando todo los recursos, ideas, consejos, inspiración y  la “bendita” sabiduría de las creadoras de Hello Creatividad para mejorar lo que empezó como un experiemento y ha acabado formando parte de mi vida, bueno de nuestra vida. Elia, de tres años, ya dice: “Mami, te ayudo con el blog”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies