Recuerdo cuando elegimos colegio para Elia. Sabíamos que era una decisión muy importante, algo que tendría una gran importancia en su vida. Nos parecía fundamental cómo y dónde se iban a sentar las bases de su educación a la vez que iba a ir creciendo y construyendo su personalidad. Después de muchos dolores de cabeza elegimos un colegio  de educacicón viva, bastante alejado de la linea pedagógica que siguen la mayoría de escuelas. Tuvimos que entrar en un sorteo, dejando “al azar” la educación de nuestra hija, ya que la oferta de centros de educación viva es casi ridícula, muy inferior a la demanda de familias que buscar una alternativa a la “educación tradicional”. Te tiene que tocar, como la lotería y tuvimos la suerte de formar parte del grupo de afortunados. Elia pudo así acceder a una educación de calidad, basada en un proyecto pedagógico que se acerca en gran medida a lo que nosotros y cada vez más familias, creemos que es por donde tiene que ir la educación en el siglo XXI.

barro 2

Ahora que ha empezado el  nuevo curso creo que es momento para las reflexiones. A veces me cuesta explicar qué es una escuela de educación viva. Muchas veces he oído: “¡Ah!, sí una escuela de esas que los niños hacen lo que quieren”.  Sinceramente me parece un modo equivocado definir así un método pedagógico que lleva años aplicándose en  países europeos referentes en educación, como Finlandia o Suecia. No se trata de que los niños hagan lo que quieran, se trata de que aprendan a través del juego, de lo que les gusta, de potenciar todos sus puntos fuertes. Se trata de que aprendan a través de sus inclinaciones y de trabajar la parte emocional para que cuando sean adultos tengan herramietnas suficientes para gestionar bien cualquier situación. Educar para ser seres libres y responsables. El resultado final que se pretende es el de crear niños formados, pero niños felices y comprometidos con su entorno.

album

Al principio he de reconocer que estaba abrumada. No sabía muy bien dónde estaban los limites, ni siquiera los míos. La escuela está abierta a las familas, períodos de adaptación sin límites, entradas relajadas, espacios donde compartir y donde los peques enseñan a los adultos lo que han aprendido, qué rincón han descubierto o qué tesoros esconden los diferentes ambientes: ciencias, luces y sombras, sensaciones, arte, comunicación, juego simbólico…

Los peques se mueven con libertad por los ambientes, lo que vendrían a ser las antiguas aulas. Las profesores, pasan a ser los adultos de referencia, no la autoridad; les dan seguridad, les ayudan si lo necesitan y marcan los límites, que  existen, claro que existen, pero son pocos y muy claros y fáciles de entender por los pequeños. También los acompañan en el proceso de aprendizaje con propuestas que captan su atención y donde detectan de forma indivualizada los puntos fuertes de cada uno de los alumnos, para así poder potenciarlos.

mesa de luces

Son niños que no tiene libros de texto ni exámenes, pero leen y escriben, no hacen fichas de matemáticas pero suman y restan. No hacen una fila perfecta pero saben esperar el turno. No tienen calificaciones numéricas pero los informes de evaluación te ponen los pelos de punta y te hacen hasta llorar cuando lees  que un niño con 4 años es capaz de ser crítico en un conflico con otros niños y posicionarse ante algo que considera injusto.

Eso sí, si algo he aprendido es que los niños tienen sus tiempos, cosa que en el mundo adulto puede resultar molesto. Sé que mi hija toma sus pequeñas decisiones y eso puede resultar desconcertante en según qué situaciones. Negocio con ella más de lo que imaginé que se podría negociar y en ocasiones decirle “no” es complicado, pero nunca se queda en un no, hay una reflexión y puede llegar a explicarte cómo se ha sentido y lo que ha aprendido después de un conflicto.

No soy experta en pedagogía ni mucho menos, simplemente he ido leyendo de aquí y de allí y me he dejado llevar por la lógica y el sentido común de mi día a día. Observando a mi hija me he dado cuenta que las prisas, llegar a objetivos absurdos y cumplir miles de normas que marcamos desde el mundo adulto no es lo que le hace aprender y ser feliz.

De niña y de estudiante, yo hice todo lo que tenía que hacer, todo menos lo que realmente me gustaba hacer y al final ni siquiera supe nunca si era buena en algo. Eso me ha generado frustraciones y estar en una eterna contradicción personal durante años. Era algo que quería evitarle a mi hija. Sin embargo soy consciente de que nada es perfecto y no pretendo convencer a nadie simplemente es nuestra opción pensando, como todos los padres, en lo que será mejor para nuestros hijos.

¡Feliz “domingo”!

9 Comments

  1. Me ha encantado leerte. Es una pena que exitan tan pocas escualas como esta y, a mi particularmente, me haga una y otra vez envidiar el sistema educativo de algunos países nórdicos

    • cded Reply

      Gracias Paula. Los países nórdicos nos llevan tanta ventaja…que hay que enviadiarlos y seguirlos. Algún día lo conseguiremos.

  2. ojalá todos pudieramos optar a una educación así para nuestros hijos! Ojalá la escuela pública y el sistema educativo español sufireran la reforma que les hace falta para que todos los niños pudieran ser educados en escuelas libres…

    • cded Reply

      No puedo estar más de acuerdo creo que las escuelas de ese tipo deberían ser una opción para todos y cambiar el sistema educativo de forma masiva no solo para uno pocos y de forma un tanto anecdótica.
      Gracias por seguirme
      Esther

  3. qué suerte haber encontrado un colegio asî, donde ella pueda aprender lo que quiere y cuando quiera, sin presiones.
    nosotros la educamos en casa precisamente porque el sistema convencional està demasiado desfasado y no tiene razôn de existir en la sociedad actual.

    • cded Reply

      Creo como tú que tiene que cambiar la forma de enteneder la educación. Nos queda mucho por hacer a las familias, a los educadores y los agentes sociales implicados.
      Gracias por seguirme.

  4. Me encantaría una escuela así en Tenerife. Los métodos de aprendizaje en España son totalmente abrumadores. Me ha encantado tu blog.

    • cded Reply

      Gracias. Me siento privilegiada al poder tener acceso a una escuela así cerca de casa. Aunque cada vez hay más propuestas educativas de este tipo lo cierto es que todavía queda mucho por hacer. Gracias de nuevo por seguirme.
      Esther

  5. Es una muy buena opción, la pena es que está sólo limitada a ciertos niveles económicos, y en versión pública es prácticamente inexistente. La fuerte implicación y presencia de los padres hace casi incompatible esta educación con los que somos asalariados o no disponemos de ayuda para los horarios especiales.

    Tengo dos amigas que llevan a sus hijos a estos centros y por lo que veo acaba teniendo una realidad un tanto elitista, por ahora y en nuestra ciudad de Barcelona al menos, una pena, si.

Write A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies